Favor loguearse para acceso ilimitado!

Utilidades Juridicas

El asceta y la prostituta

contratos


El asceta y la prostituta

 

Era un pueblo en el que vivian, frente a fren­te, un asceta y una prostituta. El asceta llevaba una vida de penitencia y rigor, apenas comiendo y durmiendo en una misera choza. La mujer era vi­sitada muy frecuentemente por hombres. Un dia el asceta increpo a la prostituta:


-Que forma de vida es la tuya, mujer per­versa? Estas corrompida y corrompes a los demas. Insultas a Dios con tu comportamiento.


La mujer se sintio muy triste. En verdad de­seaba llevar otra forma de vida, pero era muy difi­cil dadas sus condiciones. Aunque no podia cam­biar su modo de conseguir unas monedas, se ape­naba y lamentaba de tener que recurrir a la prostitucion, y cada vez que era tomada por un hombre, dirigia su mente hacia el Divino. Por su parte, el asceta comprobo con enorme desagrado



que la mujer seguia siendo visitada por toda clase de individuos. Adopto la medida de coleccionar un guijarro por cada individuo que entrara en la casucha de la prostituta. Al cabo de un tiempo, te­ia un buen monton de guijarros. Llamo a la prostituta y la recrimino:


·Mujer, eres terrible. ves estos guijarros? Cada uno de ellos suma uno de tus abominables pecados.


La mujer sintio gran tribulacion. Deseo pro­fundamente que Dios la apartase de ese modo de vida, y, unas semanas despues, la muerte se la lle­vaba. Ese mismo dia, por designios del inexorable destino, tambien murio el asceta, y he aqui que la mujer fue conducida a las regiones de la luz su­blime y el asceta a las de las densas tinieblas. Al observar donde lo Ilevaban, el asceta protesto energica y furiosamente por la injusticia que Dios cometia con el. Un mensajero del Divino le ex­plico:


·Te quejas de ser conducido a las regiones in­feriores a pesar de haber gastado tu vida en auste­ridades y penitencias, y de que, en cambio, la mu­jer haya sido conducida a las regions de la luz. Pero, ves que no comprendes que somos aquello que cosechamos? Echa un vistazo a la tierra. Alli yace tu cuerpo, rociado de perfume y cubierto de petalos de rosa, honrado por todos, cortejado por musicos y planideras, a punto para ser incinerado con todos los honores. En cambio, mira el cuerpo de la prostituta, abandonado a los buitres y chacaIes, ignorado por todos y por todos despreciado Pero, sin embargo, ella cultivo pureza y elevado. ideales para su corazon pensando en Dios cons­tantemente, y tu, por el contrario, de tanto mira el pecado, teniste tu alma de impurezas. Com­prendes, pues, por que cada uno vais a una region tan diferente?


El Maestro dice: Vigila tu actitud. Aprende a comprender y a tolerar. Discierne mas alla de las apariencias.

Por favor loguearse para descargar este contenido!  Login 
 

Etiquetas: Utilidades Juridicas Cuentos India

Imprimir Correo electrónico

No tienes una cuenta? Registrese Aqui!

Login a su cuenta